Hacerlo fácil. Esa es la idea. Asegurarnos que las diferentes metodologías se incorporen rápidamente a una reunión, y "hagan más fácil" alcanzar el propósito que convocó a todos. Hacer más fácil es mantener la simplicidad del proceso y ser "guardián" del mismo: saber cuidar los acuerdos, los tiempos, las personas y el espíritu del grupo.

Cuando facilitamos una conversación, salvo unos breves minutos iniciales, nuestro trabajo se enfoca en "soltar y confiar". Una vez que hemos explicado el proceso a las personas, nos desapegamos del resultado y confiamos en ambos: personas y proceso. Esto nunca representó un problema, y así, los resultados obtenidos son siempre el logro de las personas involucradas… y en ningún caso nuestro. No se trata de modestia, sino del reconocimiento hacia quienes "transpiran" y contribuyen a la conversación.

Conversar es un proceso simple: una vez que todos comprendieron los lineamientos básicos para alcanzar el propósito, nuestro trabajo de facilitación se basa en "estar auténticamente presentes… y totalmente invisibles". No porque queramos, sino porque el compromiso y la pasión de la gente sobre el tema es tal… que no nos ven! Todos se auto-gestionan, se sumergen en la conversación y únicamente salen... cuando sienten que el trabajo fue hecho. Este "alto desempeño" da envidia a más de un manager!
facilitacion

Pero nuestro trabajo de facilitadores no termina cuando el grupo alcanzó la tarea. Ahora es el tiempo de la "cosecha"; el momento donde el proceso se hace tangible. Aquí también nuestra labor es "hacer más fácil". Cosechar la riqueza generada en una conversación es un momento único y debe hacerse de manera cuidadosa. No deseamos perder nada de todo lo que se ha logrado.

Desde este lugar, faciltamos conversaciones:
  • en Eventos (ej, para compartir conocimiento entre participantes, al final de una "conferencia marco")
  • en Empresas (ej: para conocer estilos y crear comunidad, luego de una fusión)
  • en equipos (ej: para desarrollar productos entre I&D y potenciales clientes)
  • ONG's (para establecer objetivos durante los próximos 5 años)
  • Organizaciones gubernamentales (para seleccionar diferentes proyectos comunitarios)
  • en Organizaciones de vecinos (para buscar soluciones conjuntas a problemas comunes)
  • entre profesionales (para compartir conocimiento, integrando sectores no profesionales
  • etc, etc, etc…
facilitacion
Facilitar conversaciones, es también acercarlas a muchos, hacer que se vuelvan herramientas más disponibles, más al alcance de todos. Con este fin, organizamos durante todo el año los Encuentros para Conversar: reuniones alrededor de un tema central que proponemos, y que convocan a muchas personas (que se auto-seleccionan por su interés en el tema) y que se llevan a cabo utilizando diferentes metodologías de conversación, en función de la ocasión (lugar, tiempo, personas, etc).

Con esta pequeña idea, nació nuestro gran proyecto y visión que es América Conversa: miles de "Encuentros para conversar" (simultáneos o no) en diferentes ciudades de Latinoamérica. Los encuentros de diálogo América Conversa son convocados por diferentes facilitadores, que estamos permanentemente conectadas y compartimos nuestras experiencias, para mejorar nuestras maneras de facilitar y de adaptar cada metodología a las culturas locales, sumando sus saberes. Esta es una visión que busca impulsar una verdadera Cultura de Diálogo, inclusiva y participativa, en toda Latinoamérica. Pensando global, pero actuando localmente.

Los Encuentros para conversar de cada lugar, son las células de un nuevo "sistema viviente" que está emergiendo, más participativo, inclusivo, colaborativo, democrático y generador de comunidades/organizaciones que sostienen la vida. Las conversaciones son el torrente sanguíneo de ese sistema, que llevará los nutrientes a cada lugar por donde pase. Las conversaciones importan… y mucho!
 
america-conversa