Sería imposible listar todas las cosas que valoramos. Y esta lista ni siquiera implica prioridades. Lo que intentamos aquí, es compartir algunas de las cosas que son muy importantes para nosotros y que están implícitas, al momento de diseñar cualquiera de nuestras conversaciones:

Vivir una experiencia integral: Las conversaciones son encuentros de cuerpos, emociones y lenguajes. En cada conversación no sólo involucramos nuestro lenguaje, sino que están presentes nuestras emociones y nuestro cuerpo, en todo lo que hacemos y decimos. Las dinámicas con que trabajamos contemplan esto de manera cuidadosa, para permitirnos vivir una experienca confortable, segura y sumamente plena, con el 100% de nuestro Ser.

Las Relaciones: Las relaciones son todo lo que existe. Cada cosa en el universo sólo existe porque esta en relación con todo lo demás. Nada existe aisladamente. Debemos dejar de fingir que somos individuos que podemos estar solos. Las personas deseamos estar juntas. Sólo nos aislamos cuando nos sentimos heridas por otros, pero la soledad no es nuestro estado natural. Cuando conversamos significativamente con otros, nos conectamos verdaderamente y eso nos da alegría. Cuanto más profunda es la relación, más grande es el deseo de hacer juntos!

La tensión entre el Caos y el Orden: En las organizaciones y comunidades, las conversaciones pueden animar un campo de indagación -enfocado y generativo- caracterizado por lo que llamamos “coherencia sin control”, donde las personas comienzan a indagar preguntas comunes, y a compartir sus propias respuestas. Explorar los grandes temas de una organización o comunidad, y “plantar” con preguntas estratégicas amplios campos de conversaciones, es el tipo de conocimiento que debemos cultivar actualmente y la sabiduría que debemos asegurar para un futuro sustentable. Las conversaciones que impulsamos nos permiten hacer esto, fluyendo entre el caos y el orden, y tomando así toda la riqueza de ambos.

La diversidad: Las conversaciones se utilizan con una gran diversidad de personas, lugares y propósitos. Saber incluir bien la diversidad es una habilidad crucial en nuestros días, porque no hay otra manera de obtener una imagen precisa de ningún problema, o sistema complejo. Necesitamos muchos ojos, oídos y corazones involucrados en compartir perspectivas. ¿Cómo podemos crear una imagen precisa del todo, si no honramos el hecho de que cada uno ve las cosas diferentes, por ser quienes somos y dónde nos ubicamos en el sistema? Sólo cuando tenemos perspectivas diferentes tenemos suficiente información para tomar buenas decisiones. Y el explorar nuestras diferentes perspectivas siempre nos acerca. Debemos preocuparnos por reunir la diversidad real del sistema. La diversidad, de hecho, se vuelve una fortaleza. La experiencia muestra que, cuánto más rica es la composición de los participantes, mejor es el resultado!

La democracia: La democracia comienza con conversaciones. La inversión más simple que cualquier ciudadano puede hacer para reforzar y renovar la democracia, es comenzar a conversar con otras personas, hacer preguntas y reconocer que sus respuestas importan. La manera en que llegamos a ser conscientes de nuestro poder personal, es un tema recurrente que subyace todas las conversaciones. Conversar nos desafía a romper nuestra asumida impotencia y mirar -una y otra vez- dónde podemos hacernos cargo, alcanzar un propósito y adoptar una postura o compromiso. En la mayoría de las conversaciones, el poder de acción llega a nosotros de manera espontánea.


 

Próximo Encuentro

Argentina
El Arte de Sostener Conversaciones que Importan
26/03/2020 - 08:30

Próximo Taller

Argentina
El Arte de Sostener Conversaciones que Importan
21/05/2020 - 08:30
america-conversa